21 de febrero de 2014

Une petite mademoiselle

Y eres una niña,una bambina, y me emociono."Une petit mademoiselle" como ha dicho el ginecólogo.

Así que mi instinto acertó, cosa que no ocurrió con F.También es verdad que tenía un 50% de posibilidades de acertar... pero lo sabia!!



Y por ahora eres la bimba sin nombre...bebe martini. Antes tenía muy claro los nombres que me gustaban,pero ahora no.Ya que lo elijo yo mi indecisión se abre camino y me deja barajando unos cuantos,aunque siempre hay uno que resalta más que los demás, ya veremos.

Como ya he dicho más de una vez,la felicidad debería ser guardada en botecitos de cristal.Esos momentos en los que por una cosa u otra nos sentimos felices deberíamos embotellarlos y guardarlos en la estantería de casa. Asi cuando la vida nos regale momentos más amargos poder hacer uso de ellos y que la pena sea menos pena.

El momento en que me dijeron que eras una niña es uno de esos buenos momentos de felicidad que me gustaría conservar siempre.El recuerdo se queda pero la sensación por desgracia va desapareciendo con los días.

Y es que creo que la felicidad se vive a ratitos.Y depende de cuantos tengas en la balanza de la vida, pesa al final más lo bueno que lo malo, o viceversa. 

Momentos que llegan muchas veces sin avisar. Hay días que la sensación de felicidad te invade sin más, otros, en que la situación justifica la alegría en el cuerpo. 
La tristeza o el gesto torcido te pillan también sin previo aviso a veces y se sobrellevan peor, ya que se hacen más largos.Y no quiero ni pensar cuando ese día malo lo ves venir de lejos...no comments al respecto!

Seamos positivos que es viernes, y el quinto día de la semana siempre se respira un aire un poquito más alegre.Además la vida me esta dando muchas cosas como para quejarme y ponerme amarga.

Como dice la canción de Tiziano Ferro..."e vita mia che mi hai dato tanto... amore , gioia , dolore tutto...". Gracias!




Sonrisas que van y vienen. Ganas de verte la carita!!