2 de marzo de 2014

24 semanas...y contando

Me siento como una boya de esas que ves en el mar y flotan balanceándose de un lado a otro. Igual, pero en tierra firme.

Días en que te mueves y otros en que no te siento y la angustia se apodera unos segundos.

Tres meses y medio y mi vida volverá a girar 180 grados para luego poco a poco ir poniéndonos todos en ángulo recto. Meses de preparativos, de nervios, de ordenar y limpiar como una maniaca para que todo esté listo cuando decidas venir al mundo.

Como será tener el corazón dividido en dos cuerpecitos pululando por este mundo de locos...cómo será esa relación entre hermanos, entre tu protector padre y su ansiada niñá...entre nosotras dos...

Debería parar ya de elucubrar,imaginar,desear...y de ingerir cantidades indecentes de azúcar.