2 de marzo de 2014

Family

Cuando alguien viene a vernos y se queda en casa y al cabo de los días se van,la sensación que me queda es de nostalgia,de tiempo pasado. Sensación de tristeza.Se que algunos considerarán esto estúpido, pero habituada a crecer entre hermanos y estar acostumbrada al ruido y a la gente la soledad me incomoda. Me quedo un poco vacía y el silencio de casa cuando desaparecen por la puerta lo odio. Me dan ganas de salir detrás de ellos.

Llevo casi 7 años aquí...y los que me quedan. Creo que no habrá lugar en el mundo donde me sienta más a gusto que en casa de mis padres.Estoy en una etapa Feliz de mi vida,pero como todo, podría ser aún mejor...yo siempre queriendo más!

Y adoro a mi marido y a mi angelito.Pero si viviéramos en Madrid sería un poquito más feliz.Probablemente me faltarían otras cosas pero lo que yo considero importante estaría ahí.

Tengo un cordon umbilical unido a ellos y otro a mi marido e hijos.

Soy dependiente que le vamos a hacer.

Gracias a dios me adapto rápido a las situaciones y mañana volveré a ser yo. Pero el ir y volver, el recibir y despedir lo llevo fatal y no mejora. Veo creciendo que hay cosas que con la edad no cambian. Yo necesito de los míos cada día más.

Miss you already!