18 de abril de 2014

Divenire

La música me transporta a otros lugares, la imaginación nunca me ha faltado. Soy soñadora y me divierte imaginar escenarios idílicos o lejanos, viajes y situaciones diversas a mi cotidianidad.

Lo sé, no soy muy realista, yendo  con los pies en alto la mayor parte del tiempo, cuando tocan el suelo a veces me tropiezo. ¿Pero que más da? y la felicidad que me da cerrar los ojos y transportarme a otros sitios, ¿que?: Soy consciente de la realidad, no soy idiota pero la monotonía hace a veces que quieras ser quien no eres y estar donde no estas.



Y no sé que tiene este mes de flores que llevo unas semanas acordándome de ti. Veo tantas flores, esos prados de flores amarillas y se que te hubiera encantado ver las fotos que te habría enseñado mamá. Que estarías disfrutando de paseos por el jardín explicando todas y cada una de las flores a quien fuera a verte.

La vida sigue aunque algunos se queden con un pie cojo. Por eso es bueno soñar, imaginar, recordar y transportarte a otros momentos. Intentar revivir sin caer en la nostalgia, cosa difícil. Pero si te saca una sonrisa esos momentos vividos, sabrás que todos nos iremos algún día y que si los que se quedan nos recuerdan de vez en cuando no habremos muerto del todo. Significará que viviste, y si hay suerte y la vida te deja, se espera que muchos años.

Se te echa de menos ba. 

"No llores porque ya se terminó...sonríe porque sucedió"
Gabriel García Marquez

Ludovico Enaudi - Divenire