2 de abril de 2014

Printemps

Ha llegado la primavera, sin darme cuenta en el jardín de casa han aparecido pequeñas florecitas, el verde del césped está más verde que cuando lo deje hace dos semanas y sólo se me ocurre decir ...

"que bien que en mis pupilas siga entrando luz del sol"... como dice la canción de  Dcode.


Aunque a decir verdad estos primeros rallos de sol primaverales no me dejan abrir los ojos del todo,parece como si hubiera despertado de un largo letargo en la oscuridad. Al tenerlos claros, necesito un tiempo para asimilar esta luz mágica que indica que la primavera ya esta aquí.Y que el verano se vislumbra a lo lejos.




En los últimos años por estas fechas se apodera de mi un cansancio absurdo que me deja sin fuerzas;mi cuerpo, como mi mente...como mi todo en general, se adapta lentamente a los cambios. Así que en unas semanitas,si el dichoso catarro decide perseguir a otr@, estaré como una de esas margaritas que veo a través de la ventana. Tan pimpante!.

Idas y venidas al hospital para concretar como quiero que sea mi "plan de parto", basta decir que rápido e indoloro, ¿algo más?. A parte de la obviedad que mi niña nazca sana. Aunque es mi segundo embarazo no acudí a esta cita la otra vez y me resultó un tanto extraño e incomodo contestar a las preguntas de una sage femme que te mira con ojos incriminatorios al preguntarte entre otras muchas preguntitas,si tu marido te ha pegado alguna vez..ehhh,no!

Firmas que quieres epidural después de leer los riesgos que conlleva y llevarte las manos a la cabeza pensando y deseando que todas esas penurias no te ocurran a tí. Ya te la pusieron una primera vez y fue bien...tendrá que ir también esta,no?.

En mi primer embarazo me leí todo lo que pillaba, en este no, ni le hablo a la tripa,ni le pongo música ni estoy pendiente las 24 horas del día.

Pruebas de diabetes,análisis de sangre...que rollazo! basta ya...me siento como ratón de laboratorio. 

Quiero sushi, jamón serrano y no sentirme culpable si quiero comerme tres magdalenas de chocolate por todo comer en un día.