1 de mayo de 2014

Pseudoserendipia

Cambios que pasan desapercibidos hasta que alguien te pregunta un martes a las tres de la tarde que tal estás, y esa pregunta hace tilín en tu cabeza, y como si nada, imágenes de tu vida pasan delante como una buena película y respondes...bien, muy bien, la verdad.

" Y súbita, de pronto, porque sí, la Alegría"
Pedro Salinas




El espejo me regala una imagen que no me gusta mucho y menos me irá a gustar. Si lo pienso no me reconozco, las arrugas se van instalando, pocas, tengo 32...pero ahí se van quedando y dan paso a otras nuevas que "piano piano" irán haciendo mella.Por ahora estas últimas sólo las veo yo cuando pego mi nariz al espejo y abro los ojos en su busca.Cabe señalar que si alguien más las ve, que haga mutis por el foro, por favor.

 Luego están las canas, que han decidido hacer su aparición en el lado derecho de mi cabeza, quien sabe porque sólo en el derecho. Debe ser que mi lado izquierdo del cerebro permanece más de lo que debería en "stand by", o que duermo sobre ese lado,quien sabe, habrá que profundizar en el tema. El caso es que yo las elimino de mi vista,si 7 deciden presentarse a su funeral...que vengan, estaré preparada!

Y entre canas, arrugas y la piel que veo más fea que nunca suena de fondo esta canción y decido cerrar los ojos y rezar para que está época bonita que estoy atravesando dure mucho. La rueda gira  para todos y en la vida atravesamos momentos amargos, dulces y agrios; y cuando ves que todo gira para bien, que quien sabe quién o qué está de tu lado y que dentro de ti has encontrado esa serenidad que llevabas tiempo buscando te hace ponerte un poco alerta y esperar que dure, que dure...y que dure más que las otras, como la pila duracell.



Y quizá el cambio esté más en mí que en mis circunstancias, quizá haya influido yo en algo. El aceptar tu vida, aceptar tus decisiones, aceptar a la persona que tienes delante y decid en voz alta que tu vida es tuya y que tu has decidido donde estas y a donde quieres ir, quizá te de una serenidad que antes por lo que sea no encontrabas. Es importante no centrarse en lo negativo y ver lo bueno. Lo bueno puede ser en ese momento como una mota minúscula de polvo pero ahí está.Sólo hay que alimentarla y dejarla que crezca y crezca y que vaya girando por tu casa como en las pelis americanas del desierto.(un poco asqueroso si, pero me ha venido así...)

Será que el ser madre te llena de una manera que antes desconocías, que aprendes a valorar lo bueno; eso es... "a valorar". Aunque siempre esperemos más, aunque siempre queramos más hay que valorar lo que tenemos, disfrutarlo en su momento, no a toro pasado y dar gracias por tenerlo. 

De mi hipnosis frente al espejo me despierta un "mamaaaaaa" que hace que vuelva en mi. Me miro de reojo, y como quien no quiere la cosa me sonrío. Mira que dejan mella estos dichosos embarazos...