9 de diciembre de 2013

Tachan, Tachan..Christmas!!!


La Navidad ya está aquí!, lo dice el calendario de adviento que F a destruido ya y sólo estamos a cinco de diciembre y eso que  no le gusta el chocolate....menudo desperdicio.También las mil y una lucecitas que cada año se encienden antes, los anuncios de juguetes, las ideas que nos dan sobre menús Navideños...aún queriendo retrasar el momento parece imposible poder escapar.

Yo tengo que reconocer que me encanta, sobretodo el ambiente prenavideño. Me gusta casi más el antes que el durante.

Aqui en Suiza me gusta especialmente, los pueblos se llenan de mercados Navideños con sus olores típicos de "vin chaud", castañas asadas, té con especies, fondue..raclette y es que huele a Navidad!!

He tenido la inmensa suerte de tener una infancia feliz, y mis recuerdos de la Navidad son a cada cual mejor. Así que he llegado a la edad adulta con el espíritu intacto y con ganas de transmitirlo a mi ogro navideño...mi marido. 

Disfruto con la puesta del árbol y del belén como una enana, oír a Michael Bublé y su Christmas CD me devuelve a la noche del 24 cuando por costumbre mientras mi madre prepara la mesa y da los últimos toques a la cena mi padre escoge un disco Navideño y la música invade la casa. Los mismos sabores de siempre me transportan a momentos de felicidad absoluta, adoro esa cena. Es casi imposible hacerle cambiar el menú a mi madre.

Mientras nos ponemos guapos se oye la música de fondo, las velas comienzan a desprender olor y sin darte cuenta otro año más se repite la misma secuencia. Soy de costumbres, me dan tranquilidad, y me llenan de felicidad que año tras años haya cosas que permanecen igual que cuando éramos unos enanos.

La Navidad es ese periodo que se necesita para darle una segunda oportunidad a alguien, para perdonar, recapacitar...para replantearte cosas e intentar empezar de cero. Para si hemos sido malos, intentar mejorar. Creo que es necesario que nos bombardeen con el mensaje Navideño, sino la vida se te va de las manos y te olvidas de que vas quizá por un camino erróneo, que hay veces que nos desviamos y nos olvidamos de lo importante. 

Ser felices, y hacer la vida feliz a los demás. 

No cuesta tanto no?.Sólo ser buenas personas, no hacer lo que no quieres que te hagan a ti, sonreír, ser compasivo con los corazones ajenos, no ser envidiosos, y si alguien nos hace daño no tratar de devolvérselo; no te hará sentir mejor. 

Al menos tenemos un año entero para lograrlo. Lo intentamos?

 Happy Christmas!