17 de mayo de 2013

My "own" open door

Vivimos en una casa pequeña, en un rinconcito, perdidos un poco del mundo debajo de una autopista pero con vistas... 
Cuando llegue aquí hace ya casi 6 años recuerdo que la primera noche me puse en mi balcón a mirar en dirección a Ginebra donde desde mi ventana no veía las,a veces, asfixiantes "montañitas", pensé que de ahí a casa había dos pasos, que esa era la "salida" si un día me decidía a salir corriendo de ahí.La puerta estaba abierta así que había escapatoria.

En momentos como estos, en los que tengo tiempo para mí, me quedo siempre mirando al mismo punto como embobada.

Nadie me dijo que futuro tendría pero yo lo tenia todo muy bien planeado en mi cabeza... casarme con un Españolito de a pie, trabajar en algo maravilloso (nunca estuvo claro este punto) y tener niños, vivir en mi añorado Madrid y poco más.Simple, conciso, al punto, y dejando los detalles para más adelante.

 Aceptar que las cosas no suceden como esperas, que es mejor no soñar porque cuando sueñas llega un punto en el que te lo crees y que cuando te despiertas es duro, cuesta.

Hay veces que me quejo de lo lentos que pasan esos interminables días que comienzan a las siete de la mañana y en los que por más compañero tengo a un enano de 20 meses que intenta responderme cuando le cuento mis locuras hasta que llega su padre y le da el relevo;Pero si echo la vista atrás parece mentira que mi sueño ya este "cumplido". Sí,estoy casada, pero con un Italiano ("mi amor mi cómplice, mi todo" como decía el poema de Benedetti), vivimos en Montreux (Suiza), tenemos el niño mas bonito del mundo... y...????

Qué parte, quien hace realidad los sueños, no entendió???

Mi familia, mi "casi todo" en Madrid y yo aquí, hay días que cuestan  más que otros.

Siempre me queda mirar la "puerta" y pensar que sigue abierta...cada uno se consuela como puede, no?

Happy Friday y Buon weekend!